RESEÑA: Notas acerca de la historia del Archivo Nacional de Chile 1753-1927

Pablo Muñoz Acosta, es Licenciado en Historia de la Universidad de La Frontera. Se desempeñó por varios años como investigador del Archivo Histórico Nacional. Los años de trabajo en el Archivo, le permitieron adquirir un gran conocimiento sobre los contenidos de los fondos documentales, que trasciende con creces al Catalogo Documental.
En este artículo Pablo Muñoz, busca responder la pregunta: ¿Por qué se creó el Archivo Nacional de Chile?, en la perspectiva de aportar a la fundamentación que devele la necesidad de una Ley de Archivos.

En el artículo, el autor realiza un recorrido por los primeros pasos del Estado, en su camino de resguardar la documentación producida en el ejercicio del poder. Para ello se remite a la documentación generada por la Biblioteca Nacional y la DIBAM, sobre su gestión administrativa y que hoy es conservada en el Archivo Nacional.

Revisa la política de administración colonial y luego republicana en torno a esta documentación. Define como hito fundacional la creación del Archivo General de Gobierno en 1753 y cómo hito de cierre de este primer período, la creación del Archivo Histórico Nacional, a través de un Decreto con fuerza de Ley, en el período de Carlos Ibáñez del Campo. En este punto destaca: “decidió cautelar libros, documentos, pinturas y esculturas, y no correr riesgos ante una futura crisis del modelo exportador salitrero.”

Y claro! Hay un largo ejemplo de “desastres documentales”, tales como la venta al kilo del archivo del personal de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, que el autor cita.

Otros hechos relevantes que destaca, son: que ya en el Archivo Nacional o Archivo General establecido en 1847, la ciudadanía podía solicitar copias certificadas y/o autorizadas por el Ministerio del Interior. O que el primer censo de archivos es un trabajo realizado entre 1906 y 1908 por Luis Thayer Ojeda, que da cuenta de la delicada situación de la documentación pública colonial y republicana.

Otro aspecto que destaca es que en la década del 20’ del siglo pasado, la Misión Kemerer que organizó las finanzas y propuso la creación del Banco Central, situó en los hechos a la documentación publica en un primer plano de importancia. Por el carácter probatorio de la documentación del Estado.

En su conclusión es taxativo: “La documentación del estado y de sus servicios es información estratégica respecto de cuánto pesa y mide lo que se quiere cambiar y mantener”.
Por ello, los invitamos a degustar y debatir desde este artículo: Aquí

Artículo publicado en Revista Mapocho : número 79, primer semestre de 2016

Los comentarios están cerrados.